Angkor, la ciudad secreta de los dioses (Fotos)

La faz de la tierra encierra pasados milenarios que solo se abren a quienes los buscan, digamos, con cierto ahínco. No cause sorpresa el cruzar a Lara Croft o a Indiana Jones explorando atentos  entre los restos de templos, entre imágenes de semidioses, entre escombros que ocultan fábulas o realidades, según quienes las cuenten …. según quienes las escuchen.

Angkor fué el esplendor, hace poco más de diez siglos, cuando era el epicentro del sudeste asiático. Por entonces  el rey Jayavarman II   inició la costumbre  real de construir magníficos templos para dioses hindúes, como Visnú. Así a lo largo de cinco siglos se pobló con casi mil monumentos a divinidades  y semidioses, casi ángeles los “devas”,  casi demonios los “asuras”.  Más de medio millón de personas vivían en esa colmena divina contribuyendo a los deseos de sus reyes.  En el siglo XVI, al transformarse en reino de Siam, la región es abandonada sin causa clara, solo fábulas, historias …. cuentos. Quedó así en manos de la selva, olvidada salvo en la conciencia colectiva del pueblo jemer. Cuentan que fue un fraile portugués el que puso a Occidente al tanto de su existencia allá por 1580. Pero por esas épocas la descubierta y joven América era más atractiva para las coronas europeas, ávidas cazadoras de tesoros repletos de la plata y el oro, del azúcar y el cacao, del algodón y los esclavos. Asi Angkor Wat, el templo más importante, pudo seguir al cuidado de monjes budistas ajenos a los intereses colonizadores.

Pero eso fue solo por unos siglos, un suspiro en la historia.

En 1898 la École Française d’Extrême-Orient inició la restauración como parte de su colonización en Indochina. En 1907 Siam (actual Tailandia) cedió varios territorios a Camboya, entre los que se encuentra la zona de Angkor, Hoy alli, Siem Riep es la ciudad de referencia. Este trabajo arqueológico de recuperación del legado cultural se detuvo en la década del 70, en medio del baño de sangre que costó millones de vidas en el llamado “genocidio camboyano”, a manos de los Jemeres Rojos (Khmers rouges) bajo el mando del tristemente célebre Pol Pot.

Pasado ese breve y oscuro período, renació el interés por los templos.

Angkor Wat es símbolo de Camboya y hoy es parte de la bandera nacional. El 14 de diciembre de 1992 fue declarado por la Unesco Patrimonio de la Humanidad.

Si deseas hacer una visita y Lara Croft o Indiana Jones no te acompañan, recuerda no molestar a los dioses. Si así fuere, sus guardianes, podrían tomar vida….

lopezsanti

Medico cardiólogo Apasionado de la fotografía, la musica y las letras

Submit a comment

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s